Como se financian los partidos políticos

prestamos de dinero

En plena vorágine de elecciones y llevando ya dos convocatorias de elecciones con un empate técnico entre los partidos políticos que concurren a las cortes generales de España se abre el debate sobre lo que cuesta llevar a cabo unos comicios y por otra parte la forma de financiación de los grupos políticos para llevar a cabo su concurrencia a los comicios.

La normativa no está del todo clara y muchas de las actuaciones de las formaciones bordean la legalidad con el fin de conseguir el dinero suficiente para la sostenibilidad.

Es una mezcla de donaciones y subvenciones públicas a la que algunos partidos suman una tercera vía de financiación como es la solicitud de préstamos de dinero a diferentes bancos o cajas de ahorro.

La línea de las donaciones tiene la prohibición de que un particular no puede donar más de 12000 euros y con la peculiaridad que tiene que ser nominativa.

Todas estas actuaciones están encaminadas a aportar una mayor transparencia de las formaciones políticas que representaran a todos los ciudadanos en el parlamento.

Es de reseñar que el Tribunal de Cuentas de forma más o menos periódica hace llamadas de atención sobre tal aspecto a todas las formaciones políticas porque cada dos por tres saltan noticias que hacen peligrar la supuesta transparencia como es caso de la financiación del PP en la comunidad valenciana que día tras día llenan portadas en los noticiarios televisimos.

Algunas de las agrupaciones políticas como “Podemos” se vanaglorian que ellos no solicitan ni préstamos bancarios ni préstamos rápidos a los bancos para así no tener ninguna ligazón con ellos y no “tener con ellos ninguna obligación política ni moral” cuándo lleguen al gobierno. Lo cual les puede suponer una dificultada añadida para lograr financiarse pero por otro lado no están presionados por el sector bancario por esa otorgación de préstamos bancarios.

Otra de las fuentes de conseguir dinero y no endeudarse en extremo con los créditos bancarios es el recurrir a las cuotas de afiliados pero desde varias fuentes consultadas aseguran que apenan llegan para pagar los gastos de funcionamiento y a veces no lleguen a pagar gastos de alquileres de sedes y aún mucho menos los gastos que implica una campaña a unas elecciones.

Una de las actuaciones que investiga el Tribunal de Cuentas es que integrantes de las listas suscriben un crédito mancomunado y luego cancelan con lo que cobran con su sueldo de carga público o incluso con las subvenciones que les concede el Estado, parece ser que no se pueden abonar con créditos personales y de ahí que el Tribunal de Cuentas esté cuestionando esta maniobra económica.

En definitiva recurrir a créditos inmediatos no es una buena idea ni tanto por los altos intereses que reporta tal acción ni tampoco porque es bien visto por la masa social porque entienden que se comprometerían de alguna forma tácita con las instituciones o empresas crediticias, tanto económicamente como socialmente, de ahí que muchos partidos políticos tengan a gala presumir que para su financiación no recurren ni a los bancos ni a las cajas de ahorro en busca de la concesión de prestamos bancarios.