Beneficios que reporta la caza del lobo a debate político y social

cosas para cazar

Después de conseguir abolir el torneo de toro de la vega los asociaciones animalistas han puesto su punto de mira en acabar con la caza del lobo presionando a los políticos a legislar e incluso prohibir su caza pero todo ello sin tener en cuenta los perjuicios económicos que produce cada año a los pastores y ganaderos del norte de España diezmando sus rebaños.

La polémica está servida porque se anteponen los intereses de la población rural, representada por ganaderos de ovejas, vacas y demás especies que su economía gira en la rentabilidad que puedan sacar de estos animales frente a los asociaciones animalistas que ven peligrar la supervivencia del lobo, a pesar de que sea a costa de asumir los ataques a las ganaderías.

Del lado de los ganaderos se ponen los cazadores que defienden una caza del mismo, legislada y tiendas especializadas en artículos de caza o armerías que tienen como núcleo fundamental de su actividad accesorios necesarios para la caza.

Lo que es indudable de que si se legislara la prohibición de su caza la pregunta que se plantea ¿Cuál serie el siguiente paso de los animalistas? ¿La prohibición de todo tipo de caza?

El pensar que en algún momento se llegue a legislar la prohibición de la caza, como ya ha ocurrido en algunas comunidades con la celebración de las corridas de toros, supondría un perjuicio económico a las zonas rurales donde uno de sus mayores apoyos económicos es el alquiler de los cotos de caza y la supresión de miles de jornales en forma de batidores, ojeadores, realeros, mantenedores de los cotos, guías, guardas, armerías y tiendas especializadas en accesorios para caza como articulosdecaza.net que llevaría a los dueños a la ruina económica, porque son miles de prendas de caza, botas de caza, reclamos, prismáticos y demás cosas de caza que dejarían de ser demandadas.

Políticamente ya sean legislado leyes por las que al sur del rio Duero no se puede abatir a ningún lobo siendo permitida su caza cinegética, con los permisos correspondientes, al norte del mismo y ahí es donde entra en el debate donde unos defienden la vida de esta especie y otros que defienden su forma de ganarse el pan.

Desde las ciudades es fácil de hablar de prohibir la caza pero hay que tener en cuenta la cantidad de familias y de hogares españoles que sobreviven con al actividad cinegética, quizás porque es fácil confundir caza, como deporte a eliminación de animales salvajes usando cepos y demás artimañas donde poco tiene que ver el talento y el instinto del cazador dejando sin defensa al animal salvaje.

Antes de que a algún líder político se le ocurra llevar al parlamento ideas como la prohibición de la caza debe plantearse como va a sustituir los 5.000 millones de euros y los 50.000 empleos que genera el sector cinegético.

El sector abarca tal diversidad de negocios que España no se puede permitir ni social ni económicamente prescindir de una afición tan asentada y tan económicamente rentable para mucha familias, que abarca desde jornaleros que cuidan los terrenos, taxidérmicos, fabricantes de escopetas, cartuchos, ropa deportiva, gestores de cotos, guardas, e incluso granjas para asegurar la repoblación de especies que peligren su supervivencia.

Todo ello sin tener en cuenta la voz que año tras año se alzan por parte de los agricultores que ven destrozadas sus cosechas por las plagas de conejos que se reproducen sin control y que comen las cosechas de cereal en pocas semanas, produciendo la ruina de muchos agricultores que se ven impotentes y que ruegan que los cazadores batan los montes cercanos para frenar el avance del pequeño roedor.

España es uno de los territorios donde la caza está más extendida donde el 80% del territorio español está repartido en 33000 cotos de caza y demandando mucha mano de obra en forma del mantenimiento de la delimitación de los cotos, mantenimiento de los cazaderos y de los comederos de animales como perdices, codornices, liebres, corzos, ciervos, etc.

Todo ello sin dejar de lado la riqueza que aporta a los territorios en forma de gastronomía y hospedaje que hace que muchos hospedajes rurales tengan su temporada alta coincidiendo con la apertura de la veda de caza.