Dónde pedir un préstamo rápido

prestamos personales

Son muchos los portales que han aparecido en los últimos años en internet dedicados a la oferta de préstamos rápidos, pero no todos son de fiar, porque algunos de ellos tratan de convencer al usuario la contratación de un préstamo con unas altas contraprestaciones en forma de TAE.

A la hora de contratar un crédito urgente online hay que fijarse en conceptos como el TAE aplicable, la duración del préstamo o la cantidad que te prestaran, para ello mi recomendación es pedir un préstamo rápido en tuscreditosrapidos.com que es un sitio de miniprestamos creado de forma independiente por una asesora financiera que analiza los diferentes microcréditos existentes en el mercado

¿En que cosas debes fijarte a la hora de pedir un miniprestamo?

Antes de nada advertir que solo debes acudir a esta forma de conseguir dinero si has agotado el resto de posibilidades como pudiera ser pedir el dinero a un familiar o un adelanto de la nómina en tu empresa, porque la mayor parte de los préstamos personales de internet llevan aparejados gastos extras.

Uno de los límites que imponen las compañías crediticias es la cantidad máxima de dinero que te aprobaran, siendo el límite en muchas ocasiones de 300 euros para los nuevos clientes, ampliándose hasta los 1000 euros para los clientes recurrentes.

El plazo de devolución es otra de las características que los definen, porque son préstamos dirigidos a muy corto plazo, que tienen como finalidad las urgencias económicas. El plazo habitual es de 30 días, aunque en algunas de ellas puedes solicitarles una prorroga porque llegada la fecha no tienes dinero para devolverlo, pero debes ser cuidado porque estas prorrogas implican gastos por mora o retraso.

Que admiten a personas que figuran como  malos pagadores en listados como ASNEF, es una de las principales trabas, porque pocas empresas te van a prestar dinero si tu reputación financiera es mala.

¿Para qué son los miniprestamos rapidos online?

Para cualquier cosa que no puedas demorar su pago, y que sea de pequeño importe (entre 50 y 1000 euros). Para pagar la factura del dentista, comprar unas gafas nuevas, para la vuelta al colegio, para llegar a fin de mes, para pagar una multa de tráfico, para arreglar o comprar un nuevo electrodoméstico, incluso la gente les utiliza para comprar entradas de futbol o de conciertos musicales.

El que no te pregunté la empresa crediticia a qué fin vas a destinar el dinero lo veo un acierto y así no tienes que responder a incomodas e indiscretas preguntas de cómo has llegado a una situación tan límite que ni siquiera tienes en el banco 400 ó 500 euros.

Consejo personal: Aprovéchate de las ofertas que tienen algunas compañías que aprueban el primer préstamo que solicite un nuevo cliente sin aplicarle ningún tipo de interés, es decir, interés al 0% como pudiera ser el caso de Vivus o CreditoCajero entre otros.